Juan Gabriel no está muerto, está hasta en la sopa

Desde que Juan Gabriel se murió hemos visto todo tipo de especiales, informes, reportajes, transmisiones, recuentos, opiniones, mensajes y tuits de todo lo que tuvo, tiene y/ tendrá que ver con él. El periodismo televisivo peruano —como gallinazo famélico— se ha sumergido de cabeza en el tema, en un desesperado intento por rellenar la falta de contenido que produce dedicarse a transmitir ‘noticias’ sin mayor profundización ni análisis.

Hemos visto desfilar en la señal abierta a Laura Bozzo mandándole un mensaje, a Gianmarco llorando, a los cómicos ambulantes (que ahora se llaman “del pueblo”) cantando sus canciones y a Nicole Pillman haciendo lo propio, al peruano que tiene todos sus discos, al niño arequipeño que cantó con él en el 2002, al guía que lo llevó a Machu Picchu,  a Walter Sachún, a las camisetas con su cara que se venden en Gamarra, al imitador de Yo Soy “consternado” con su muerte, y el ‘meme’ que México “le dedicó”.

¿Te aburriste? Pero si todavía falta recordar su entrevista con Gisela (y a Gisela recordando la entrevista y cuando comió cebiche con él), su visita a Panamericana Televisión (¡buena, Genaro!), cuando cantó Querida en el Cusco, cuando lo condecoraron en Trujillo por su labor social, caundo Los Toribianitos cantaron con élel gran cariño que nos tenía (?) y que lo llevó a componernos una canción (que es de lo peor que ha hecho), sus “pintorescos bailes”, sus looks a lo largo de su carrera

Y también ha habido investigación: revelaron un “video inédito” donde baila festejo, cuánto cobraba por concierto y cuántas veces vino al Perú.

Sin embargo, es recién hoy que tocamos fondo:  

juangabriel

Puta madre, ¿por qué son así?

You might also like More from author

Comments are closed.