este es el momento en el que debemos empezar a revisar esos viejos manuales sobre cómo sobrevivir a las guerras nucleares