¿Qué es ‘saber cocinar’?

¿Qué es saber cocinar? Para aproximarnos al verdadero significado de la afirmación (‘yo sé cocinar’) tenemos que establecer una valla de mínimos que no estén supeditados el resultado final. Es decir: puede quedar establecido que sí sabes cocinar, pero que cocinas horrible. La valoración es secundaria, lo importante es que entiendes qué es lo que estás haciendo así seas una bestia para combinar bien los sabores.

Claramente, esta señorita no sabe cocinar y solo está estorbando en la cocina. (Giphy)
Claramente, esta señorita no sabe cocinar y solo está estorbando. (Giphy)

Sin embargo, sí es necesario definir cuánta interacción es necesaria para establecer si se está cocinando o no. Freír un huevo no es saber cocinar y hervir agua tampoco. Ambos consisten en poner el elemento a consumir en el fuego y estar atento para retirarlo en el momento exacto y eso lo puede hacer cualquier ser humano en el uso normal de sus capacidades.

(Y si no puedes, no es algo que deberías andar diciendo por ahí. “A mi se me quema el agua” es el equivalente doméstico a “no, yo no leo”, el “no me gusta la política” de la cocción. Eres un inútil y no es ningún motivo de orgullo.)

No, hacer menestras tampoco cuenta como cocinar, no jodas. Sancochar frejoles, lentejas, garbanzos y todas sus variantes es elemental, pequeño e ilustre idiota. Solo porque preparas una sazón con cebolla, ajo y sal no estás haciendo más que nadie. Eres peruano, saber preparar una sazón básica es como respirar, sino el hecho de que se te hinche el pecho por la gastronomía es otra acción más para incluir en tu lista de hipocresías funcionales.

(¿Cuál es la sazón básica? Los ingredientes ya mencionados, puestos en aceite hasta que quede una pequeña masa dorada de buen aroma. Y nada de comino, palillo y orégano porque esas ya son huevadas experimentales que se presentan en platos cuadrados por el triple del precio).

Hacer fideos tampoco es saber cocinar. Es tan fácil hacerlos que incluso venden vasos de tecnopor a los que solo tienes que echarles agua hirviendo y dejarlos reposar. Literalmente estamos hablando de una forma de preparación cuya parte esencial es no tocar la comida. Ya pues. Pero preparar salsas sí es saber cocinar. El pesto, la salsa roja y alfredo (esta es la trinidad italo peruana heredada de los señores bodegueros cuyos descendientes vienen manejando los mismos carros desde hace tres generaciones por las calles de San Isidro) sí requieren cierta destreza al momento de pararte frente a la olla vacía. Si te quedan sabrosas, aún mejor, pero como dijimos, esto es secundario. Los guisos, las cremas y todo plato que necesite más de dos ollas en la hornilla al mismo tiempo también cuentan como cocinar. Tres hornillas ya es ser ambicioso, además de revelar que eres un hijo de puta presumido (pero sí, es cocinar). Tallarines verdes con bistec apanado, causa rellena de atún y lomo saltado también cuentan. De hecho, esa es tu carta de presentación ideal cuando seas retado a preparar algo en vista de que sabes cocinar.

Listo. No me hagas repetirlo todo de nuevo, es imposible que sea tan difícil de entender.

 

Aclaración: saber cocinar no es lo mismo que saber hacer una parrilla.
Pero eso ya es otro post.

You might also like More from author

Comments are closed.