Palomas amedrentan al alcalde de Arequipa porque el Estado no existe

Es normal que te sientas confusamente triste. Que mires a tu alrededor buscando una respuesta a por qué es que estas así, por qué sientes lo que estás sintiendo. La verdad es que no hay ninguna solución para liberarte de ti mismo. La migración no te va a dejar satisfecho, tampoco va a servir aislarte. Lo que pasa es que aquello que más te aqueja ni siquiera es tuyo, no lo sientes propio y solo lo ves reflejado en los demás.  Son ellos los sucios, los informales, los irrespetuosos. Pero sabes que siempre va a llegar ese momento en el que ya no existe ningún control, ninguna formalidad, ninguna restricción. Ese momento en el que el quien te gobierna apaga la luz, te da la espalda y ni siquiera te dice buenas noches. Ahí es cuando tú serás igual que todos. El mismo rostro en la masa que se mueve sin levantar la voz, sin reprocharse nada. ¿Quién puede culparte? En este país ni las palomas tienen respeto por la autoridad:


[El Comercio]

You might also like More from author

Comments are closed.